Buscar
  • ESC Steel LLC

¿Qué es un ánodo de Sacrificio?

El costo global de la corrosión es de 2,5 billones de dólares, lo que representa aproximadamente el 3,4% del PIB mundial. El gran impacto económico de la corrosión nos dice por qué es tan importante evitar que suceda en primer lugar.


La corrosión puede inutilizar los barcos gigantes y detener todas las operaciones de construcción. Por lo tanto, si desea que sus planes se desarrollen sin problemas, debe comprender cómo detener la corrosión.


No solo puede arruinar sus planes, sino que también puede dañar el medio ambiente y las personas que lo rodean. Por lo tanto, debe aprender sobre los ánodos de sacrificio.


¿Qué es un ánodo de sacrificio? Continúa leyendo para averiguarlo.


Definición de Ánodo de Sacrificio

Los ánodos de sacrificio, también conocidos como ánodos galvánicos, son los mecanismos de protección que necesitas emplear contra la corrosión. Aunque no detienen completamente la corrosión, sí se sacrifican a ella.


Como su nombre lo indica, un ánodo de sacrificio es un material que los expertos instalan en tuberías o tanques para sacrificar la corrosión. En otras palabras, estos materiales se corroen fácilmente, por lo que pueden eliminar la corrosión del resto del sistema.


A su vez, la tubería, el tanque u otro soporte está relativamente libre de corrosión.


Cómo Funcionan Los Ánodos De Sacrificio

La forma en que funciona un ánodo de sacrificio es la misma que la forma en que funciona una célula electroquímica. Los ánodos de sacrificio tienen una especie de metal protegido que está en el lado del cátodo. Ese es el lado cargado negativamente del dispositivo.


Un metal o aleación más reactivo está en el lado del ánodo, o el lado positivo. Es importante tener en cuenta que el metal o la aleación en el lado del ánodo debe tener una diferencia de potencial mayor que el metal en el lado del cátodo.

cómo funcionan los ánodos de sacrificio

Una vez que estos dos metales estén en su lugar, la reacción ocurrirá espontáneamente.


Se producirá una reacción de oxidación en el ánodo. La oxidación significa que la sustancia perderá electrones. Mientras esto sucede, una reacción de reducción ocurrirá en el lado del cátodo. Esto significa que la sustancia ganará electrones..


La producción de reacciones de oxidación y reducción a la vez se conoce como reacción redox. La oxidación en el lado del ánodo asegurará que el metal de sacrificio se corroa. La reacción de reducción en la señal del cátodo evitará que el metal de ese lado se erosione.


Qué Materiales Utilizan Los Ánodos De Sacrificio

Los ánodos de sacrificio tienen cables conductores o correas de fundición que aseguran que estén conectados a la estructura que están protegiendo. Si hay cables conductores en su lugar, estos pueden asegurarse mediante soldaduras o conexiones mecánicas.


Sin estos cables, el ánodo de sacrificio no puede tomar la corrosión del metal protegido.

En cuanto a los metales, los ánodos de sacrificio generalmente emplean metales activos relativamente puros como el zinc o el magnesio. Alternativamente, podrían usar aleaciones de magnesio o aluminio que los científicos han compuesto específicamente con el propósito de convertirse en un ánodo de sacrificio.


typical information for sacrificial anode materials

Los Beneficios de Usar Ánodos de Sacrificio

Los ánodos de sacrificio vienen con muchos beneficios. Después de todo, están cambiando por completo cómo funciona la corrosión, protegiendo materiales importantes.


instalación subacuática de ánodos de sacrificio

Primero, los ánodos de sacrificio no requieren el uso de energía. Por lo tanto, son útiles en cualquier lugar donde se necesiten.


A continuación, los ánodos de sacrificio son una solución relativamente económica para la corrosión. En comparación con las técnicas más avanzadas, los ánodos de sacrificio son menos costosos mientras que siguen siendo protectores.


Los ánodos de sacrificio tampoco requieren supervisión. Hay reacciones químicas, pero no son peligrosos ni tóxicos. Por lo tanto, puedes dejar el ánodo de sacrificio conectado al metal que está protegiendo.


Estos dispositivos también son fáciles de instalar. Todo lo que tiene que hacer es asegurarse de que está firmemente conectado al metal que está protegiendo.


A partir de ahí, puedes dejar que el ánodo sacrificial realice su reacción redox y produzca corrosión en el metal sacrificial en lugar del protegido.


Por último, los ánodos de sacrificio son fáciles de añadir. Un ánodo de sacrificio no puede proteger una nave entera por sí mismo.


Sin embargo, puede agregar la cantidad de estos dispositivos que necesite.


Una vez más, son una opción más barata que es fácil de instalar. Por lo tanto, sólo tienes que averiguar cuál es la cantidad adecuada para su proyecto.


¿Qué Protege un Ánodo de Sacrificio?

Los ánodos de sacrificio pueden proteger muchos metales diferentes de la corrosión. Muy a menudo, los trabajadores de la construcción e ingenieros utilizan ánodos de sacrificio para evitar que un montón de cosas diferentes se corroan:


• Cascos de buques

• Refinerías

• Oleoductos y gasoductos

• Calentadores de agua

• Tanques sobre el suelo

• Tanques subterráneos

• Sistemas de distribución


Si es conocido por corroerse, probablemente haya algún tipo de mecanismo de ánodo de sacrificio que lo proteja. Es por eso que necesita emplear ánodos de sacrificio si aún no lo ha hecho. Pueden guardar su equipo como ya lo están haciendo para sus competidores.

Ánodo de casco de zinc como protección de sacrificio

Ánodo de casco de zinc como protección de sacrificio

¿Es necesario reemplazar los ánodos de sacrificio?

En resumen, sí.


Las reacciones químicas que ocurren dentro del ánodo de sacrificio no pueden continuar para siempre. Por lo tanto, deberá verificar el ánodo del dispositivo periódicamente para que pueda detectar cuándo es el momento de cambiar el sistema existente por uno nuevo.


Sabrás que es hora de un nuevo ánodo de sacrificio cuando el ánodo se consume completamente por la corrosión.


¿Qué Metal Debo Utilizar para los Ánodos de Sacrificio?

Los ánodos de sacrificio normalmente vienen en tres metales: aluminio, magnesio y zinc.


El zinc ha sido el metal de elección al producir ánodos en el pasado. Este metal se encuentra para ser un material eficaz para la protección contra la corrosión en ambientes marinos / de agua salada, sin embargo, no proporciona la protección adecuada en ambientes salobres/de agua dulce.


En la actualidad, el aluminio se utiliza ampliamente como material principal para los sistemas de protección catódica. Este material proporciona un rendimiento adecuado en ambientes de agua salada y salobre. Los ánodos de aluminio duran más en comparación con los ánodos de zinc y son más livianos en términos de peso debido a su menor densidad.

El magnesio tiene el potencial eléctrico más negativo de las tres opciones, por lo que es una mejor opción para las tuberías en tierra. Esto se debe a que la resistividad de los electrolitos del suelo o del agua es mayor. Los ánodos de magnesio también se recomiendan generalmente para aplicaciones de agua dulce.


Sin embargo, si la diferencia entre los electropotenciales del ánodo y el cátodo es demasiado, esto puede causar que el cátodo se vuelva frágil.


Invierta en Protección Contra la Corrosión

Entonces, ¿qué es un ánodo de sacrificio? Bueno, es una gran opción de protección contra la corrosión en la que todo experto debe invertir. Si le preocupa que la corrosión arruine sus materiales, debe invertir en protección catódica.


En ESC, vendemos ánodos de sacrificio de zinc y aluminio, por lo que puede elegir entre estos dos materiales principales para los sistemas de protección contra la corrosión. ¡Obtenga los suministros que necesita para proteger su equipo hoy!


Envíenos un correo electrónico info@escsteel.com o comuníquese con nuestras oficinas cerca de usted.

1 vista0 comentarios